comentarios opiniones

25 organizaciones se unen para empoderar a las mujeres rurales que enfrentan una pandemia

  • diciembre 5, 2020

25 instituciones estatales, agencias de cooperación internacional, centros de investigación, organizaciones de la sociedad civil y entidades privadas de toda América Latina, así como agencias y programas de Naciones Unidas, lanzaron la quinta edición de la campaña #Mujeres rurales, mujeres con derechos.

Se está llevando a cabo una campaña de comunicación regional, dirigida por la FAO reconocer formas organizativas, conocimientos, habilidades y las urgentes necesidades de los campesinos, indígenas y afrodescendientes de la región, incrementadas por la pandemia COVID-19.

25 organizaciones e instituciones destacaron el papel central que desempeñan las mujeres rurales en la producción, el suministro y la comercialización de alimentos, así como en la preservación de los conocimientos y habilidades tradicionales.

Las mujeres rurales continúan trabajando para responder a la demanda de alimentos en las ciudades, comunidades rurales y en sus familias.

Sin embargo, muchos de ellos enfrentan serias restricciones de acceso a recursos productivos, como tierra, agua, insumos agrícolas, financiamiento, seguros y capacitación, además de diversos barreras colocar sus productos en el mercado; Esta situación puede complicarse aún más para los indígenas y afrodescendientes.

Además, muchos de ellos trabajan de manera informal, por lo que no cuentan con mecanismos de protección social, lo que se ha convertido en una necesidad fundamental en la actualidad.

En América Latina y el Caribe, donde la hambruna llegó a 47,7 millones en 2019, cifra que podría llegar a cerca de 67 millones en 2030, incluso sin considerar el impacto de la pandemia, la quinta edición de la campaña busca difundir información y proponer soluciones a la situación. una mujer del pueblo con énfasis en Seguridad alimentaria y nutricional, en la reducción de la pobreza, en la eliminación de la violencia de género, así como en el apoyo a las políticas públicas impulsadas por las instituciones gubernamentales en los países para abordar esta situación.

Sobrecarga de trabajo

Desde antes de la pandemia, las mujeres rurales se han enfrentado a la congestión. Trabajo no remunerado, tareas productivas, familiares y a domicilio por las que no reciben compensación.

Desafíos pandemia Solo complicaron esta situación, porque además de sus actividades productivas, las mujeres tienen que dedicar la mayor parte de su tiempo al cuidado de niñas y niños que han dejado de ir a la escuela y al cuidado de enfermos y ancianos.

A esta situación crítica se han sumado informes recientes de un posible aumento la violencia de género, como resultado de las necesarias medidas de aislamiento sanitario y social implementadas en los países de la región para hacer frente a la pandemia.

Artículo apoyado por Stars4Media.

No Comments Found

Leave a Reply