comentarios opiniones

Cadenas de valor social: la participación política comienza con la responsabilidad social

  • diciembre 26, 2020

Si el diagnóstico que precede al “qué” y al “cómo hacer” es uno en el que la sociedad tiene que responsabilizarse cada vez más de sí misma y afrontar los problemas sociales, entonces hay mucho por y por hacer.

En este contexto, el poder del vacío, desde falta de liderazgo donde deben responder los jefes de gobierno responsables de anticipar y actuar ante emergencias, en este caso ante un riesgo para la salud.

Necesitamos recordar ante todo Los problemas sociales por definición pertenecen a la sociedad. Y cuando la sociedad asume que estos problemas pertenecen al gobierno o al estado, con ese natural apetito político que los caracteriza, ocupan espacios y funciones que le convienen a la sociedad pero que no pueden o no quieren asumir.

El principio de subsidiariedad

El principio que gobierna y debe gobernar cualquier sistema es que subsidiariedad, que consiste en definir un equilibrio en el que participan toda la sociedad posible y todo el Estado que se necesita.

Cuando este equilibrio se rompe, suele costar muy caro a la misma sociedad, ya que el Estado comienza a tomar propiedades o funciones que pertenecen solo a los ciudadanos.

Y ese equilibrio dinámico se mantiene o se mantiene solo cuando tenemos empresa responsable y que asume esa responsabilidad y no permite que ningún otro actor interfiera donde solo él tiene la autoridad y las obligaciones.

U emergencias o en situaciones imprevistas y desastres naturales Obviamente, el estado o gobierno debe actuar de inmediato hasta que la sociedad pueda tomar el control de la situación, pero luego de actuar eficientemente y optimizar los recursos fiscales de la propia sociedad, debe retirarse y permitir que se tomen acciones y generen ese valor social que solo él puede crear.

Responsabilidad social de todos

Tampoco podemos ignorar la conexión entre responsabilidad social las capacidades de respuesta que tenemos como individuos, como familia, como empresas, universidades, organizaciones, gobiernos y como sociedad en general.

Entonces, si la sociedad tiene la capacidad de movilizar y presionar a los cuerpos de cualquier tipo, para que, por ejemplo, manejen adecuadamente sus demandas, entonces es su responsabilidad.

Asimismo, si un individual En particular, tiene recursos que puede distribuir o gestionar para solucionar problemas sociales o ambientales, es su responsabilidad.

Desde alguna perspectiva podríamos imaginar que todos somos sociedad real, solo se gestiona de forma organizada – en empresas, sindicatos, gobierno, tribunales, etc. – o de cualquier otra forma. Asumir que es absurdo porque yo, trabajador del gobierno, empleado o partido político, no tengo responsabilidad social.

En realidad todos somos una sociedad, solo operamos en diferentes áreas de la vida y desde esas áreas creamos valor o no.

Así, un político cuya responsabilidad primordial es el bien común, genera o debe generar valor social a partir de esa responsabilidad. Un emprendedor de su empresa, que crea empleo y riqueza, debe y crea valor social.

Cadenas de valor social

Todos ellos, de hecho, individuos, familias, empresarios, políticos, empresas, organizaciones sociales, escuelas, sindicatos, gobiernos, partidos, cámaras de representantes, etc., son conexiones que conforman múltiples cadenas de producción de valor social.

Cuando cualquiera de estas conexiones se debilita o se corta, el nivel de productividad social disminuye y todo el sistema paga por ello. Toda la sociedad paga por ello.

En este sentido, muchas veces se considera que los problemas de la empresa son económicos, o que los problemas del gobierno son problemas políticos o que los problemas de las asociaciones civiles son exclusivos de ellos, y no es así. De hecho, todos son problemas sociales, porque al final tanto la política como la economía y la sociedad civil se alinean en torno a un único objetivo: la creación de valor social.

Cuando algún político no gobierna a todos, asumiendo que solo los que tienen menos necesitan ayuda subsidiaria, estás cometiendo un gran error, porque en realidad no solo necesitan a los más necesitados sino también a los que son generadores de riqueza, porque esa riqueza nunca es monopolística, sino que se extiende a muchos más actores y no solo a los propietarios capital.

Si no puede verlo, no estime el impacto social que podrían tener los cierres masivos de empresas afecta profundamente a la sociedad en su conjunto, por lo que su diagnóstico es completamente erróneo y, en consecuencia, generará serios costos para la sociedad. Rompe un gran vínculo en la creación de valor económico y, por tanto, social.

O cuando un supuesto emprendedor pone precio a un trabajo poner en peligro la vida y la salud de sus empleados y los más cercanos a él, no ve que el daño que está haciendo excede la cuenta de resultados de sus propias empresas.

Estos dos personajes no comprenden que tanto el gobierno como las empresas son en realidad parte de una gran cadena de creación de valor social.

Pero independientemente de la mezquindad de algunos individuos y de que se manifieste carcomiendo los eslabones de estas cadenas, la sociedad en general tiende a huir y a rechazar este tipo de pseudo-liderazgo, y lo normal es que solo eso organizar, proteger y mostrar solidaridad fortalecer esos lazos y cadenas sociales.

En definitiva, este tipo de comportamiento siempre representa brechas de poder que la sociedad no suele tolerar y responde tomando el control de su propio destino en ausencia del mando y la autoridad del poder legítimo y legal.

Asumiendo que en estas circunstancias tenemos que cuidar las libertades económicas y sociales, y tenemos que ser mucho más solidarios y así cuidar esos lazos para fortalecer más que descuidar a toda la sociedad y con ella nuestro sistema democrático, sería necesario:

  1. Que todos revisen el suyo inventario de capacidad para evaluar cómo dividirlos de la mejor manera posible:
    • Fomento del consumo local
    • Ahorro
    • Intento mantener los costos fijos y reducir las variables
    • Piensa en la oferta e inventate
  2. Eso de empresa proteger el empleo y la salud de la mejor manera posible:
    • Fomentar el trabajo en equipo y fortalecer la solidaridad
    • Mayor comunicación y pensamiento innovador
    • Trabaja con toda la cadena de producción y protégete
    • Considere la oferta
  3. Que desde el campo política prevalece la racionalidad:
    • En un escenario donde todos pierden la prudencia, todos perdemos lo mínimo
    • Favorecer a unos en detrimento de otros divide a la sociedad
    • Fortalecer el liderazgo

Hay muchos escenarios catastróficos, salgamos de esa tendencia. Pensemos que también podríamos afrontarlo gran oportunidad Ante una gran oportunidad para salir mejor que cómo entramos o dejamos entrar.

Protejamos las cadenas de valor social que sobreviven. Como dicen, Galeano solía decir: «Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo».

Siempre existirán apetitos monopólicos económicos, políticos y sociales que debiliten estas cadenas sociales, y en algunos casos las rompan, pero los que hacen fuerte al país no son individuos con poder pero los que tienen autoridad. Y la sociedad tiene más autoridad que los que están en el poder. Y ese poder nos obliga a actuar con responsabilidad, por nuestro propio bien y el bien común.

No Comments Found

Leave a Reply