comentarios opiniones

Covid-19 está cambiando la percepción de riesgo de las empresas

  • diciembre 17, 2020

Sin embargo, desde el punto de vista de los riesgos que enfrentan las empresas, el coronavirus en sí no se considera un riesgo importante. En lugar de plantear nuevas amenazas, la pandemia puso de relieve los riesgos existentes, poniéndolos bajo un nuevo enfoque y obligando a las organizaciones a pensar en ellos desde diferentes ángulos o asignarles nuevos niveles de prioridad.

Con el fin de identificar los principales riesgos a los que las grandes empresas deberán afrontar el próximo año y asegurar su buena gestión, varios Institutos de Auditores Internos de Europa, incluida España, han elaborado un informe Riesgo en foco 2021.

Este documento es el resultado de una encuesta entre 579 directores de auditoría interna de diferentes sectores y países europeos y entrevistas con miembros del comité de auditoría y expertos en su campo para entrar en características cualitativas.

La realidad actual y el futuro cercano son inciertos, pero el informe ya revela algunos cambios significativos en los riesgos que afrontan las empresas en 2021 y con un horizonte de tres años. Si bien existen riesgos recurrentes de años anteriores, otros cambian en orden de importancia y ascienden a posiciones más relevantes.

La seguridad cibernética, conformidad y digitalización

Una comparación de los datos de la encuesta del año pasado con los datos de este año muestra qué riesgos se han convertido en una prioridad a los ojos de los jefes de servicios de auditoría en Europa tanto para 2021 como para el futuro cercano.

Fuente: Traducción de Esfera Consejeros del informe Risk in Focus 2021.

Según el 79% de los encuestados, ciberseguridad y protección de datos serán el principal riesgo para las empresas hasta 2021 y 2024 (75% de los encuestados). Esto se debe al gran aumento viajes de larga distancia en empresas de todo el mundo, haciéndolas más vulnerables a todo tipo de ciberataques.

Los trabajadores deben acceder a la infraestructura y los datos críticos a través de dispositivos personales o mediante un acceso abierto a Internet con poca o ninguna seguridad, y pocos o ninguno de los planes de continuidad del negocio están preparados para cambios tan masivos en un período de tiempo tan corto.

Además, el elemento comportamiento humano es crucial para el riesgo cibernético y el riesgo de seguridad de los datos, porque en ausencia de interacción personal con otros colegas, los trabajadores pueden ser más vulnerables a las estafas de ingeniería social mediante las cuales los delincuentes intentan simular personalidades y credenciales de terceros, generalmente jefes, para robar información.

Como otro riesgo para las empresas, cumplimiento de la normativa o conformidad. La Autoridad Europea de Valores y Mercados ha aconsejado a los reguladores nacionales de la UE que soliciten a las empresas cotizadas poderes para retrasar los retrasos en la publicación de los estados financieros durante dos meses.

Pero si bien la carga regulatoria se ha aliviado para dar a las empresas un margen de maniobra, esta flexibilización regulatoria es solo temporal y de ninguna manera absoluta. Las regulaciones existentes siguen vigentes a pesar de que no se han aplicado de manera tan agresiva en los últimos meses.

También podría resultar tentador para las empresas apartar la mirada de estos problemas en 2020, lo que podría provocar retrasos en el cumplimiento de la legislación cuando se implemente después de que finalicen los retrasos aprobados en 2021.

los digitalización y nuevas tecnologías Son el tercer riesgo que perciben los encuestados. En particular, todo se deriva de no adaptarse a ellos en un momento como el actual en el que hay que adoptar nuevos modelos y / o estrategias de negocio que mejoren su posicionamiento y supervivencia en el mercado.

Estas empresas más avanzadas lo usarán transformación digital y acelerar su crecimiento desde la recesión económica 2020/2021 y crear resistencia operativa a las pandemias actuales y futuras, mientras que aquellas que no puedan sufrir graves consecuencias en su competitividad.

La digitalización es también uno de los riesgos que el informe enfatiza será aún más importante en tres años de lo que es hoy.

Por otro lado, entre los riesgos menos significativos, llama la atención que salud y seguridad se considera un riesgo de poca importancia en comparación con el resto, ya que ocupa el puesto 14 en la escala, y las razones de esto son difíciles de mencionar en el informe.

Llama la atención que la salud y la seguridad se consideren un riesgo de poca importancia en comparación con otros.

Cambio climático, riesgo a medio plazo

Los encuestados reconocen cada vez más el desafío y los riesgos que enfrentan las empresas para cumplir sus objetivos de sostenibilidad y reducir su contribución al cambio climático.

Casi una cuarta parte (22%) de los encuestados considera el cambio climático y sostenibilidad del medio ambiente como uno de los cinco mayores riesgos para el trabajo, un aumento de más del 50% en comparación con el 14% registrado en la encuesta del año pasado.

Se espera que esta tendencia continúe, con el 41% de los encuestados prediciendo que será una de las los cinco mejores riesgos en tres años. No se espera que se dé mayor prioridad a ninguna otra área de riesgo durante este período.

La pandemia causará la mayor disminución anual de las emisiones de carbono historia en términos absolutos y de la Segunda Guerra Mundial en términos relativos, pero la recuperación económica esperada en 2021 podría conducir a un aumento de las emisiones de carbono y, a medida que disminuya la urgencia de la crisis del coronavirus, las empresas deberán equilibrar sus imperativos comerciales con un nuevo enfoque en su compromiso con la neutralidad de carbono sostenibilidad de su negocio y estrategias de futuro.

La pandemia de coronavirus también puede aumentar conciencia de la gente sobre la sostenibilidad de sus actividades y consumo. Por lo tanto, existe un imperativo comercial de que las empresas ofrezcan productos y servicios sostenibles que estén en línea con los valores cambiantes del consumidor.

El riesgo para las empresas volvería a derivar de no adaptarse a esta nueva realidad y no cumplir con las expectativas de los consumidores.

Además, las empresas que salen de la recesión sin un plan claro y sin un compromiso con la sostenibilidad ambiental corren el riesgo de que los costos de financiamiento a largo plazo aumenten a medida que inversores están examinando cada vez más los planes de las empresas para reducir el riesgo climático.

La importancia de la auditoría interna

La función de auditoría interna juega un papel destacado en esta crisis, evaluando rápidamente lo que puede aportar en el período 2020-2021.

los planes de auditoria acordaron determinar cuál era la prioridad y qué trabajo de campo, de ser necesario, podría realizarse de forma remota. El análisis y la auditoría continua nunca han sido más relevantes, dado el acceso limitado a los viajes internacionales y las limitaciones comerciales.

El informe enfatiza la necesidad de que las empresas cuenten con sistemas bien establecidos para administrarlos. control interno para anticipar y responder a crisis como esta que resultan en importantes interrupciones operativas.

Para contribuir a lo anterior, la auditoría interna debe tener un visión del futuro, sea proactivo Continuar estando lo más cerca posible de la empresa para comprender tanto sus riesgos como sus necesidades, lo que incluye cada vez más no solo consideraciones operativas, sino también riesgos estratégicos y factores del entorno externo que afectan a la organización.

No Comments Found

Leave a Reply