comentarios opiniones

El rostro más humano de las empresas de telecomunicaciones

  • diciembre 28, 2020

El surgimiento de la pandemia provocada por COVID-19 muestra más que nunca las cosas esenciales de Internet y las telecomunicaciones. La atención médica y la gestión de estadísticas de progreso de la pandemia, el teletrabajo, la enseñanza virtual y la comunicación entre pacientes y familias son solo algunos ejemplos de la necesidad de conectarse en medio de una crisis de coronavirus.

Y las grandes empresas de telecomunicaciones podrían responder. No solo técnicamente, enfrentando el embate de los primeros días, cuando es Las conexiones a Internet aumentaron en un 80% y las llamadas de voz se han duplicado, pero movilizando sus recursos humanos y técnicos para mitigar los efectos de la crisis en la sociedad.

Cómo ese Compromiso empresarial María Aránzazu Díaz-Lladó, directora de Innovación Sostenible de Telefónica, “éramos conscientes de que las redes de telecomunicaciones serían, más que nunca, fundamentales” y, por tanto, deberíamos asegurar su rendimiento estable y la capacidad de absorber los picos de demanda máxima «.

Circunstancias a las que, asegura, «había que recorrer un largo camino: además de invertir en despliegue en la última década, llevamos tiempo impulsando el teletrabajo».

España realmente tiene una red fibras ópticas en hogares (FFTH) en la Unión Europea, según datos del FTTH Council en 2018. También es el sexto país de la OCDE con mayor penetración de óptica óptica de alta velocidad en los hogares; y también tiene una de las coberturas de telefonía móvil 4G más potentes.

Además, grandes empresas de telecomunicaciones se han comprometido con el Gobierno proporcionar conectividad, capacidades y agilidad respuesta durante la crisis actual, prestando especial atención al apoyo a los servicios de emergencia; incluir medidas especiales para sus clientes y colaborar con las administraciones en la promoción del teletrabajo, la educación y la asistencia sanitaria.

Coordinación con autoridades sanitarias

La coordinación entre la administración y los operadores de telecomunicaciones ha sido visible desde el comienzo de la crisis. El 18 de marzo, tres días después de que entrara en vigor la condición de alarma, la Comunidad de Madrid lanzó solicitud El programa de autodiagnóstico Coronamadrid, en cuyo desarrollo -liderado por las empresas de tecnología Carto, ForceManager y Mendesaltaren- ha colaborado con empresas como Google, Ferrovial, Goggo Network y la propia Telefónica.

Pero si hay un proyecto que ha destacado la capacidad y celeridad de la coordinación entre poderes públicos y empresas, es la abolición del hospital temporal de Ifema, con una capacidad de más de 5.000 camas, en un tiempo récord.

En pocas horas, Telefónica instaló una serie de circuitos ópticos de 1 Gbps, garantizando así las conexiones de los equipos médicos y la comunicación del paciente con el mundo exterior.

Vodafone también participó en las instalaciones de Ifema, poniendo a disposición del hospital de campaña sus capacidades técnicas, logísticas y de ingeniería junto con sus socios Huawei, Cisco, AIS, Itsoft, Cocomm y Asintec, incluidas nuevas medidas de seguridad y gestión de datos.

Las dos empresas también ofrecieron asistencia hoteles medicalizados. Telefónica, por ejemplo, cubrió los gastos de instalación, flujo y funcionamiento de las conexiones en 11 hoteles reconvertidos en hospitales de la provincia de Madrid, junto con otras ocho instalaciones medicalizadas en distintas provincias de Andalucía. Vodafone, por su parte, ha reforzado la cobertura en 16 hospitales y hoteles polacos medicalizados en Cataluña, otra comunidad más afectada por el virus.

A esto se suma, en el caso de Telefónica, la cooperación en el dimensionamiento de los servicios de emergencia, tanto en número de agentes como en fortalecer los sistemas y la infraestructura comunicación, asumiendo una demanda tan alta de consultas sobre COVID-19.

Como señala Díaz-Lladó, «somos la empresa de referencia en España y en muchos otros países, y como tal debemos ser siempre parte de la solución, mostrando los valores que nos unen».

Comunicación del paciente, familia y estudiantes, prioridad

El impacto social de estas empresas se suma al aporte en las instituciones médicas. Vodafone proporcionado 30.000 tarjetas SIM hospitales, centros de atención a personas mayores y estudiantes sin acceso a Internet para asegurar su conexión y evitar su aislamiento, ya sea de la comunicación con la familia o de la continuidad de la formación.

Además, a través del programa # SeniorsAcompany2, Los voluntarios de la empresa brindan acompañamiento telefónico y apoyo emocional a las personas mayores que se encuentran solas, a través del número 900 920 268.

Por su parte, Telefónica ha cedido más de 20.000 tarjetas SIM con líneas Movistar al Ministerio de Educación y Formación Profesional para que aquellos estudiantes de Bachillerato y Bachillerato con dificultades económicas puedan continuar su educación en línea.

Lo hizo en conjunto con Cisco, que proporciona su plataforma Webex para videoconferencias y aulas virtuales; e IBM, que ofrece el apoyo de unos 600 profesionales voluntarios de la empresa que asesoran a los profesores en el uso de plataformas tecnológicas.

A este aporte, días después, se sumó el aporte de otro 1,000 tabletas A la Comunidad de Madrid a través del programa de educación digital ProFuturo, impulsado por la Fundación Telefónica junto con la Fundación La Caixa, que busca garantizar el acceso a la educación a los colectivos más vulnerables.

El deseo de mantener la comunicación en estos tiempos difíciles también se unió naranja, otra importante empresa de telecomunicaciones, ha donado 2.200 tabletas a los principales centros de salud de la Comunidad de Madrid.

Y el grupo MásMóvil, que entregó 2000 teléfonos móviles y 4000 enrutadores inalámbrico para pacientes y profesionales sanitarios.


# 15díasPara busca un enlace para pacientes con coronavirus

Las ONG recurren a los más vulnerables durante la crisis del coronavirus


Cooperación con organizaciones no gubernamentales y provisión de recursos médicos

Con la campaña #SumaFuerzas, la Fundación Telefónica se sumó El plan de Cruz Roja corresponde a COVID-19, a través del cual la organización humanitaria brinda apoyo a los colectivos más vulnerables ante esta crisis y dirige el apoyo de una parte importante de los agentes económicos y sociales.

La colaboración arrancó con una donación de 500.000 euros a Fundación Telefónica, con una oferta de ellos 13.000 voluntarios brindar atención virtual a personas necesitadas y una oferta gratuita de veinte cursos en la plataforma Conecta Empleo, con el fin de dar respuesta a las necesidades formativas de los colectivos más vulnerables.

La Fundación Vodafone España también colabora con el Plan de Respuesta de Cruz Roja, especialmente en campo educación. La empresa proporcionó gratuitamente la conexión de datos necesaria para que los niños y niñas de 8.500 familias permanezcan conectados desde sus hogares.

A esto se suma una donación de 200.000 euros a Cruz Roja; 50.000 euros por la iniciativa No estas solo Fundación ONCE; y 50.000 euros de programación Con usted Save the Children, además de la iniciativa de enviar un SMS solidario al que todos sus clientes pueden aportar 1,2 euros enviando un mensaje con la palabra Unicef ​​al 28052.

En palabras de Remedios Orrantia, presidenta de la Fundación Vodafone España, «en una situación tan desafiante como la que vivimos, teníamos que responder como se esperaba de nosotros».

Asimismo, gracias a una red multidisciplinar de 50 personas de diferentes áreas de la compañía, Telefónica coordinó, localizó, adquirió y transfirió 150 toneladas de equipos sanitarios, incluyendo 52 respiradores invasivos, 200.000 protectores faciales y medio millón de máscaras y 210.000 «buzos» para distribuir en todas las comunidades, mientras se trabaja para adquirir unos 300.000 kits de prueba. Todo ello con un presupuesto de unos 25 millones de euros.

MásMóvil, por su parte, donó un millón de mascarillas sanitarias FFP2 al gobierno español para su uso en hospitales.

Un llamado al uso racional de Internet

Las empresas también tienen mejorar las oportunidades incluidas en sus tarifas: Telefónica ha activado datos ilimitados sin coste adicional a más de tres millones de usuarios; Vodafone ofrece datos ilimitados a clientes profesionales, autónomos y pequeñas y medianas empresas; Orange ha aumentado los datos de sus tarifas entre 10 y 30 GB, y el grupo MásMóvil ha aumentado los conciertos incluidos en sus marcas (Yoigo, Pepephone y la propia MásMóvil).

Lo mismo ocurre con sus plataformas audiovisuales: las empresas han ampliado tanto canales como contenidos para facilitar el cierre, con especial foco en los más pequeños.

El aumento de la oferta y el contenido de estas empresas, sin embargo, fue acompañado de un llamado a uso responsable de conexiones. Descargue solo los archivos necesarios y reserve herramientas de ocio, transmisión o videojuegos online para horas con menos tráfico (entre las dos y las cuatro de la tarde y entre la una y las ocho de la mañana) son algunas de sus recomendaciones.

¿Próximos pasos?

Aránzazu Díaz-Lladó cree que «la vuelta a la normalidad requerirá que Telefónica reconsidere su conexión con todos sus grupos de interés, empezando por los empleados, los proveedores y la sociedad en general».

Como él explica, grandes operadores de telecomunicaciones Están en un «terreno desconocido» que tendrán que afrontar «desde nuestro aporte a los valores, la humildad, la flexibilidad y un estilo de liderazgo más cercano y empático».

Él cita como ejemplo viajes de larga distancia. La forma en que la crisis ha obligado a muchas empresas a postularse de forma repentina y cuya experiencia podría servir para «mejorar la capacidad de nuestros empleados para conciliar la vida laboral y personal».

Está claro que la creación del mundo humano requiere la conexión de la vida humana; y, en este ámbito, las empresas de telecomunicaciones son y serán necesarias.

No Comments Found

Leave a Reply