comentarios opiniones

España está mejorando su percepción de la corrupción, pero se mantiene por debajo de la media europea

  • diciembre 21, 2020

Valoración de España en Índice de percepción de la corrupción (IPC) 2019, publicado hoy por Transparencia Internacional, es un aumento de cuatro puntos en comparación con el año pasado. Si bien España ganó 58/100 puntos en 2018, este año el resultado es 62/100.

Para comprender estos resultados, debe tenerse en cuenta que una puntuación más alta significa menos corrupción. El resultado obtenido por España este año, al menos de forma indicativa, indica que -en términos de percepción experta- se han repetido las primeras frases en varios escándalos de corrupción que han surgido en los últimos años, así como una moción de censura a lo que había estado expuesto el gobierno anterior como consecuencia de la sanción tuvo un impacto importante. Sin embargo, esto no nos permite confirmar que España haya mejorado en la implementación de los mecanismos anticorrupción, ni que aún no se hayan implementado las reformas legales necesarias.

Con esta calificación, España ocupa el puesto 30 entre 180 países Estudió en el IPC de este año, junto con Portugal, Barbados y Qatar. Por otro lado, España se sitúa en posición junto a Portugal 13 entre los 28 países de la Unión Europea. A pesar de esta mejora de resultados, cabe destacar que España se sitúa por debajo de Estonia, país que superó en 2012 y que ha incrementado notablemente su resultado en los últimos años.

Hay que tener en cuenta que entre 2012 y 2018 la calificación de España bajó siete puntos. Con la mejora de este año, España se mantiene por debajo del resultado que tenía hace siete años, aunque la diferencia es mucho menor: este año recibió tres puntos menos de lo que consiguió en 2012, cuando su resultado fue 65.

Transparencia Internacional España cree que una economía como España, que se encuentra entre las 15 mejores del mundo, no debe estar por debajo de 70 puntos en el índice de percepción si quieres mantener tu imagen y tu competitividad.

Por ello, TI-España reitera este año que reducir la corrupción es fundamental para garantizar la integridad política y el buen funcionamiento de las instituciones democráticas.

En este sentido, después de que se restablezca el funcionamiento normal del parlamento y se forme un gobierno después de las últimas elecciones generales, diseñar un una estrategia holística para prevenir y combatir la corrupción, superar el diagnóstico de escándalos de corrupción y tomar medidas para implementar los mecanismos de prevención necesarios derivados de un análisis en profundidad de las causas específicas que dieron lugar a los escándalos de corrupción en la democracia en España.

IPC por país

El IPC de 2019 mide exclusivamente la percepción de corrupción en el sector público en 180 países y territorios, a los que se les asigna un puntaje de cero (alta corrupción) a cien (sin corrupción). Según un análisis de datos globales, más de dos tercios de los países estudiados recibieron menos de 50 puntos, y La puntuación media es de 43 puntos.

U El primer lugar en el índice son Dinamarca y Nueva Zelanda, con 87 puntos, seguida de Finlandia que recibió 86 puntos este año. Los últimos lugares los ocupan Somalia, Sudán del Sur y Siria, con 9, 12 y 13 puntos sobre 100. En cuanto a las regiones, las mejores calificaciones se encuentran en Europa Occidental y la Unión Europea (promedio 66 puntos), y África tiene el promedio más bajo (32 puntos en promedio) ).

En 2012, solo 22 países habían registrado mejoras significativas en sus resultados. Entre ellos se encuentran Estonia, Grecia y Guyana. En cambio, en 21 países, como Australia, Canadá y Nicaragua, los resultados se deterioraron significativamente.

Dinero, política y corrupción

Esta edición del IPC 2019 muestra que existe un vínculo directo entre el dinero, la política y la corrupción: los países que se desempeñan bien en el IPC cumplen con altos estándares en sus respectivas regulaciones sobre financiación de campañas electorales, así como con procesos de consulta amplios y participativos. Los países con la normativa más completa en materia de financiación de partidos políticos y campañas electorales, y con mayor transparencia en estos aspectos, tienen una puntuación media de 70 en el IPC. En contraste, los países donde las regulaciones no existen o se aplican deficientemente reciben un promedio de 34 y 35, respectivamente.

El 60% de los países que han mejorado significativamente sus puntajes de IPC desde 2012 también han fortalecido sus regulaciones sobre donaciones para campañas políticas.

Países con procesos de consulta integrales y transparentes tienen una media de 61 puntos en el IPC. Por el contrario, cuando se le pregunta poco o nada, el puntaje promedio es solo 32.

La gran mayoría de países que han bajado significativamente sus puntajes de IPC desde 2012 no promueven participación de actores políticos, sociales y empresariales más importante en los procesos de toma de decisiones.

En resumen, en palabras de Delia Ferreira Rubio, Presidenta de Transparencia Internacional: “Frustración por la corrupción gubernamental y falta de confianza en las instituciones refleja la necesidad de una mayor integridad política. Los gobiernos deben abordar urgentemente el papel corrupto de las grandes empresas en la financiación de los partidos políticos y la influencia indebida en nuestros sistemas políticos.

No Comments Found

Leave a Reply