comentarios opiniones

F. Fernández-Vega maneja las cascadas de más de 100 hondureños durante su viaje solidario

  • diciembre 24, 2020

Por tercer año consecutivo, la Fundación Fernández-Vega, del Instituto de Oftalmología Fernández-Vega de Oviedo, se traslada a Honduras en intervenir por cataratas, la primera causa de ceguera reversible en el mundo, para los pacientes locales. Una operación que se realiza sin ninguna dificultad en España, pero que en países de escasos recursos se convierte en una tarea realmente complicada.

Durante los cinco días que duró la expedición, la Fundación logró realizar con éxito más de 100 operaciones. “El 80% de las operaciones realizadas fueron remoción de cataratas. En algunos casos, los pacientes llegaron como personas completamente dependientes, con un porcentaje de ceguera de casi el 100% ”, dijo el Dr. Héctor, oftalmólogo hondureño con el que colabora la Fundación.

Las cataratas generalmente se diagnostican y eliminan temprano tan pronto como la enfermedad comienza a mostrar sus primeros síntomas; sin embargo, en los países subdesarrollados los pacientes pueden eventualmente perdiendo la vista ya que la cirugía de cataratas requiere una tecnología que es escasa en países como Honduras. «Todo el material que tenemos y todos los dispositivos que recibimos son gracias a las asociaciones», explicó el Dr. Robles, quien destacó que este año se entregó una gran cantidad de equipos para realizar este tipo de operación.

Sin embargo, falta de fuentes en esta especialidad médica no solo es visible a nivel material y tecnológico. Honduras es un país con grandes falta de oftalmólogos y, por tanto, la labor de fundaciones como la Fundación Fernández-Vega cobró gran importancia.

“A pesar de la excelente formación de los oftalmólogos, la falta de expertos en algunas partes del país y la falta de recursos materiales y tecnológicos hacen que la ayuda de asociaciones como la nuestra y otras como la Fundación CAMO y la Clínica Oftalmológica Centroamericana sea muy importante”, dijo el Dr. Álvaro Fernández-Vega.

Continuar contribuyendo a un mejor futuro para Honduras

Como cada año, la Fundación Fernández-Vega, junto a expertos de todo el mundo, se solidarizó con su trabajo y medios técnicos para que gente sin recursos pueden recibir el tratamiento que necesitan. “Todos tenemos que hacer un esfuerzo para intentar mejorar la vida de las personas que realmente lo necesitan”, concluyó Álvaro Fernández-Vega.

En cuanto a la posibilidad de regresar a Honduras, los médicos de Fernández-Vega han expresado el deseo de regresar el próximo año y así corregir otras enfermedades que no pudieron curar. Durante su estadía, tuvieron un paciente con cataratas y hemovitra. Él tratamiento heemovítreo Se necesita un dispositivo de vitrectomía, que el hospital no tenía, por lo que no se pudo corregir, cuando se trata de la intervención con el material necesario, que apenas dura 10 o 15 minutos. Los médicos esperan poder volver atrás y trabajar con lo que se necesita para poder realizar vitrectomías en el futuro.

El Dr. Álvaro Fernández-Vega González viajó en una expedición acompañado de su hermano Carlos Fernández-Vega González, también oftalmólogo, y su padre, el Dr. . Durante su estadía en Honduras, realizaron cirugías en las ciudades de San Pedro Sula y Santa Rosa de Copán, donde los médicos Héctor y Marco Robles, padre e hijos, son los únicos especialistas en oftalmología en una zona de un millón de habitantes. .

No Comments Found

Leave a Reply