comentarios opiniones

«Falta de voluntad para combatir a fondo el racismo y la violencia en el deporte»

  • diciembre 21, 2020

En noviembre de 2005, Esteban Ibarra, presidente de la ONG Movimiento Contra la Intolerancia, presentó Informe de Raxen contra el racismo y la violencia en el fútbol que, según su autor, pretendía “poner sobre la mesa un problema que crece y no se detiene, que es violencia, pero también racismo en el fútbol «.

Casi quince años después, este “problema” no ha desaparecido; sí, de la mayoría de los deportes, pero no del fútbol. En la temporada 2016/2017 abrió la Comisión Estatal de Violencia, Racismo, Xenofobia e Intolerancia en el Deporte 1.076 expedientes disciplinarios, 13 de ellos por xenofobia y racismo. «Es una realidad basada en los mejores clubes que han creado una ultra subcultura que vive de la aceptación social de los fanáticos», dice Ibarra.

La violencia latente ahora también está en las redes sociales. Según un estudio realizado por Cadena SER como parte de la campaña #SinRespetoNoHayJuego, El 19,6% de los comentarios durante los partidos de fútbol son violentos. Ibarra explica que «el primer paso para solucionar este problema es reconocer su existencia» y cree que se ve «agravado por la reticencia de las autoridades y la connivencia de muchos clubes. El Estado no puede estar de perfil con este problema».

Para calificar el estadoo sobre el deporte español en relación con las conductas racistas y xenófobas?

Con cierto sabor agridulce. Tenemos una ley contra el racismo, la intolerancia y la violencia en el deporte, pero se aplica parcialmente a nivel estatal. No sabemos cuán efectivas son las sanciones, no tenemos información objetiva porque el Observatorio de la Violencia, el Racismo y la Intolerancia en el Deporte no funciona, no hay una política estratégica y todo está en manos de las organizaciones de clubes.

A pesar de todo, reconocemos las preocupaciones de LaLiga, la Real Federación Española de Fútbol y algunos clubes, pero estamos muy preocupados por las categorías inferiores con un grave descontrol.

¿Por qué dice que el Observatorio no funciona?

El observatorio no se ha reunido durante ocho años. Lo aparcaron. Les molestaba su actividad. El hecho es que fue muy activo en el desarrollo de leyes y reglamentos. Fue creado cuando Jaime Lisavestky era Secretario de Estado de Deportes y esa fue mi sugerencia que le hice cuando regresó de las competencias internacionales.

En la Ley, el mandato del artículo 16.1.c establece: «Desarrollo del Observatorio de la Violencia, Racismo, Xenofobia e Intolerancia en el Deporte, en el Consejo Superior de Deportes, con las funciones de estudiar, analizar, proponer y monitorear la prevención de la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte». Y no se cumple.

¿Y dy quien es el responsable

El Consejo es la autoridad política en el deporte y debe velar por que los objetivos marcados, como en el marco de esta ley, sean determinados por las competiciones deportivas oficiales estatales o las organizadas o aprobadas por la Federación Española de Deportes. a todas las áreas y categorías.

Se trata de evitar comportamientos violentos o incitarlo a la práctica de deportes, exponer o cantar canciones que promuevan la violencia, injerencias no autorizadas en el campo, declaraciones agresivas, acciones racistas, xenófobas o intolerantes en el deporte. Sin embargo, tiene una calificación baja en los exámenes al final del curso. Está progresando muy poco.

El fútbol es el foco más importante de estos comportamientos. Pero t¿Han descubierto este tipo de comportamiento en otros deportes?

Mucho menos. Ni siquiera en el fútbol sala o el baloncesto que mucha gente usa. El anonimato de las gradas de ultra fútbol, ​​su concepto agresivo de ultra animación, salidas posteriores del estadio, llegadas, conflictos mutuos … En definitiva, es algo incomparable. La ley contra el racismo, la intolerancia y la violencia se implementó prácticamente según la fase ultra del fútbol.

¿Por qué cree que el fútbol es difícil de vencer a este flagelo? ¿Cree que los clubes están haciendo lo suficiente para erradicar eso?

Es una realidad arraigada en los mejores clubes que han creado una ultra subcultura que vive de la aceptación social de los fanáticos. Decimos: “Fans, sí; ultras, no gracias ». La diferencia está en respetar los principios de la legitimidad democrática, y los clubes han encubierto y banalizado la existencia de estos grupos que alimentaban nuestras ciudades con fanatismo extremista. No todos, por supuesto, pero necesitas saber solo las cosas más importantes sobre su agresión y violencia.

Muchos ultra grupos han pintado gradas jóvenes y han acordado no ‘estropear’ en el estadio, pero hay reserva de gradas, apoyo en viajes o reconocimiento de entrenadores y jugadores en detrimento de los verdaderos aficionados.

Y fuera del estadio en la calle, comienza otra realidad. Los clubes de fútbol tienen una enorme deuda con la sociedad, empezando por las familias de quienes perdieron la vida.

Es también pregunta Federación y LaLige. ¿Cuál es su valoración de estos organismos en este artículo?

Me parece bien que intervengan. Lo que no me parece correcto es que solo intervengan. Esto debe estar en el marco definido por la legislación y la ausencia del Observatorio del Racismo, la Violencia y la Intolerancia en el Deporte, que debe estar adscrito a los gobiernos tanto del PP como del PSOE. No sé por qué es tan incómodo monitorear e idear conjuntamente una política preventiva de comportamiento de odio que debe evitarse.

¿Le sorprende que LaLiga haya abierto hace tiempo procesos para denunciar y sancionar este comportamiento, pero, independientemente de eso, todos se quedan en la carretera?

No sé cómo lo hicieron, pero la realidad se muestra caminando. Hay que denunciar y presentarse como fiscalía popular en aquellos casos que tienen una dimensión criminal-criminal, y yo solo sé de cierta publicidad, pero no hay resultados en ese sentido. El movimiento anti-intolerancia es una persona, pero nos trae amenazas y problemas. Pero todavía lo hacemos. Tienen infinitos recursos económicos, mediáticos, políticos y sociales. Y este problema necesitaba ser resuelto. Cada día aumenta la deuda civil con la sociedad.

¿Al final es la pregunta ¿educación?

La educación sobre los valores de la tolerancia, los valores deportivos y los derechos humanos es fundamental; fundamentalmente. Pero también conciencia social e institucional, conocimiento de la ley y su aplicación para enfatizar los límites. También son necesarias sanciones adecuadas y no sabemos cómo se implementan. Y estricto cumplimiento de todas las medidas previstas por la legislación que no se implementa en la práctica.

Por otro lado, llama la atención que ninguna empresa haya cuna campaña activa sobre el racismo en el deporte, ¿por qué?

Creo que hay poca conciencia de eso y que todo queda en manos de las organizaciones futbolísticas. Es posible, utilizando términos futbolísticos, reducir el espacio para los violentos, deslegitimando su comportamiento infantil, trabajando en la sensibilización ética y humanística del deporte en la escuela. Nosotros, como no nos facilitan de otro modo, lo hemos elegido y lo hacemos en cientos de centros educativos con miles de niños.

Aún queda mucho por hacer, pero ¿cree que hemos mejorado en el pasado?

Hemos mejorado en comparación con la época en que no había ley. Y hay que reconocer la aportación de LaLiga y la Federación y el Ayuntamiento. Pero eso es notoriamente insuficiente. Y también el deporte es mucho más amplio, incluido el fútbol. En resumen, hay una falta de voluntad para hacerlo plenamente y en un momento en que las sociedades se están polarizando, el extremismo está siendo reclutado por los ultras. Insistimos: atención, los problemas pueden venir.

En que ejemplo o modelo ¿Puedes arreglar España?

Por supuesto, ni Italia, Gran Bretaña ni los países del Este son nuestros maestros, según el ultra activismo que se da en esos países. Tenemos que aprender de lo bien hecho, por ejemplo, en Alemania, para andar con un poco de tonterías, pero preguntarle a Ultrassur cómo fueron detenidos hace unos años por nazismo nada más bajar del avión.

En cualquier caso, aprenda de todos, incluso de Rusia, donde se esperaba un Mundial difícil y transcurrió sin problemas. Sin embargo, las críticas deben llegar tanto a la UEFA como a la FIFA.

No Comments Found

Leave a Reply