comentarios opiniones

Jordi Jaumà, el legado que nos deja

  • diciembre 24, 2020

Mi primera reacción fue de sorpresa e incredulidad, la tristeza vino después. Cada muerte siempre tiene algo repentino, pero esta nos sorprendió a todos completamente desprevenidos. No estábamos preparados.

Hace apenas unos días, Jordi envió al grupo uno de sus videos artesanales en el que nos mostraba los avances en la movilidad de la pierna izquierda desde la cama.

Como todos sus mensajes, este estaba lleno humor y naturalidad. Y con el mismo sentido del humor, un integrante del grupo respondió: «Felicidades. ¡Qué golpe! ”.

Hace apenas unos días la noticia que recibimos de Jordi fue un llamado a la esperanza. Por eso su muerte nos confunde tanto.

No he tenido la oportunidad de tratar mucho a Jordi. A pesar de trabajar en el mismo sector, coincidimos muy poco. Tuvimos la oportunidad de conocernos un poco más durante el curso en Oxford. Después, como sus otros compañeros, leía sus mensajes de Whatsapp a la semana, ya que Jordi estaba lejos motor grupos.

Es inevitable recordar el accidente de motocicleta de Jordi y la negligencia médica que provocó la parálisis de sus piernas. Como solía decir, «entré al quirófano y salí en silla de ruedas». Lo comentó con naturalidad, sin darle importancia, aunque lo hizo con objetividad, y mucho. Pero su intención era sacar el hierro de su situación evitando cualquier atisbo de drama. Por eso fue el que más habló, el que más bromas contó y el que sugirió más iniciativas.

Como digo, no lo traté mucho, pero en esas breves reuniones y mensajes lo conocí, lo aprecié y lo admiré. En realidad, para conocer a fondo a una persona, no es necesario acumular mucha información sobre su vida, sino captar el significado que le da. En el caso de Jordi, sus acciones quedaron registradas optimismo, alegría y confianza.

Tu revista Revista responsable (DR), es un buen ejemplo de este carácter optimista. Nació aproximadamente al mismo tiempo que Compromiso empresarial (CE), con varios meses de diferencia. En muy poco tiempo, con su compromiso e ilusión, logró abrirse un nicho en nuestro país en el campo responsabilidad social empresarial (RSE).

Ahora la RSE está en boca de todos, pero en 2007 era contenido esotérico, reservado solo para algunos expertos y algunos idealistas. Jordi supo diagnosticar el futuro y fundó DR, una revista que se adelantó a su tiempo.

DR es como Jordi: un medio vitalista, con un enfoque positivo, que intenta construir más que criticar, sumar más que quitar. DR es un proyecto muy personal, pero de una persona a la que no le gustaba caminar sola, pero siempre acompañada de un grupo de amigos, ¡sobre todo amigos! un grupo que crecía cada año, porque en el corazón de Jordi había cabida para todos: los que piensan igual y los que piensan diferente. Es importante ir de la mano.

El legado de Jordi Jaume

Cuando muere alguien a quien amamos, es natural preguntarse qué nos deja, porque ese legado nos ayuda a tenerlo en cuenta y a mantener su Recuerdo vivo. Me parece que en estos extraños tiempos de crisis, lo que nos lega Jordi es muy importante.

Jordi ha dedicado gran parte de su vida a pensar en cómo empresa responsable, y esta crisis nos ofrece una gran oportunidad para reconsiderarla.

Recientemente leí un libro al respecto con un título pretencioso Organización del futuro, donde unos cuarenta gurús, expertos en RSE, intentaron describir las características que tendrá esta empresa en unos años. Mi impresión, después de leer el libro, es que el futuro aún disfruta de la misma salud e incertidumbre que siempre.

Quizás el problema, como siempre, esté en las ganas de diseñar organización ideal, cuando es cierto que ni existe ni existirá sino en el presente y, si es lícito hablar de una organización ideal, será la que tenga mejores ánimos para el futuro mismo, sea el que sea.

Ahora se puede esperar el futuro, y nos guste o no, siempre habrá que esperar, con miedo o con confianza. Si esto es cierto, parece que por encima de cualquier nota de esta ‘organización del futuro’ (más plana, más pequeña, más igualitaria, más comprometida …) el factor más crítico determinará algo tan simple como el la capacidad de generar confianza en otros.

Podemos caracterizar a una empresa y, sobre todo, a los emprendedores de muchas formas, pero hay algunas peculiaridades que siempre los acompañan. Emprendedor es aquel que emprende, quien se arriesga, quien sabe descubrir oportunidades donde otros perciben amenazas. Es decir, es el empresario quien cree en el futuro.

Podemos tener la tentación de pensar que la contribución e influencia más importante de los periodistas es la que dan a sus artículos. Esto puede ser cierto en algunos casos, pero no siempre. Hay gente que proyecta luz por ejemplo y afronta la vida con confianza en ti mismo, sin importar las circunstancias, positivas o desfavorables.

En tiempos de incertidumbre, la luz no suele venir de grandes teorías y conceptos, sino de ejemplos que proyectan estas personas. Ligero, como en el caso Jorge, se extiende mucho más que el período dado en la tierra.

No Comments Found

Leave a Reply