comentarios opiniones

La sostenibilidad y COVID-19 están cambiando las preferencias de los consumidores

  • diciembre 7, 2020

Estos comportamientos y cambio de valor los consumidores en términos de protección ambiental, responsabilidad social e inclusión económica también están recurriendo a la demanda de cambio corporativo.

Además de los consumidores, los gobiernos, los grupos de interés público, los inversores, los competidores y los empleados también alientan a estas organizaciones a cambiar la forma en que trabajan, la cultura y los productos.

Estos cambios son implicaciones de gran alcance para productos de consumo y Al por menor y requieren que los productos, servicios, operaciones y ecosistemas en los que operan estas empresas sean sostenibles.

Para comprender dónde se encuentra el sector hoy en día en términos de sostenibilidad, el Instituto de Investigación Capgemini lanzó un extenso programa de investigación, encuestando a 7.500 consumidores y 750 grandes organizaciones en la industria, incluidas entrevistas individuales con gerentes de sostenibilidad de grandes organizaciones, y sirviendo como informe. Cómo la sostenibilidad cambia fundamentalmente las preferencias de los consumidores.

Sostenibilidad como conexión emocional

Uno de los objetivos del estudio es resaltar la importancia que los consumidores y las organizaciones otorgan a la sostenibilidad y el impacto que tiene en el comportamiento del consumidor y las compras.

Según la encuesta, más de la mitad (52%) de los consumidores dicen que comparten un conexión emocional con productos u organizaciones que consideran sostenibles, y el 64% dice que comprar productos sostenibles les hace felices de comprarlos (un porcentaje que llega al 72% entre los encuestados de entre 25 y 35 años).

Por tanto, se puede decir que la sostenibilidad marca la diferencia al tocar los aspectos emocionales positivos del consumidor.

Por países, el 71% de los consumidores en España, el 70% en Italia y el 66% en Reino Unido dicen sentirse felices cuando compran productos sostenibles, frente al 58% de los consumidores en Estados Unidos.

El 71% de los consumidores en España, el 70% en Italia y el 66% en el Reino Unido dicen sentirse felices cuando compran productos sostenibles.

Esa conexión emocional también se refleja en preferencias de compra ya que el 79% de los consumidores los cambia en función de la responsabilidad social, la inclusión o el impacto de su compra en el medio ambiente.

Las principales razones de este cambio de referencias son el deseo de cambiar algo salvar el planeta para las generaciones futuras (80%), preocupaciones sobre el trato justo de los trabajadores (77%) y preocupaciones sobre cuestiones como la pobreza y el hambre (76%).

Para las empresas que producen productos de consumo y se dedican al comercio minorista, la sostenibilidad se considera como prioridad estratégicay el 90% de los ejecutivos encuestados dice que es muy importante para la industria.

Su visión de cómo funcionan las cosas es bastante positiva porque las tres cuartas partes de los ejecutivos dicen que sus empresas tienen la estrategia, la infraestructura y los recursos para impulsar la sostenibilidad y los esfuerzos de la economía circular, y dos tercios dicen que la sostenibilidad está completamente integrada en sus objetivos comerciales.

La pandemia agrega una dimensión de seguridad

COVID-19 ha provocado un cambio radical en la sociedad y el 77% de los consumidores dice que será más cauteloso al respecto. limpieza, salud y seguridad en la era pospandémica, y el 62% de los consumidores elegirán marcas y minoristas que muestren el nivel más alto de seguridad del producto.

Un enfoque más cauteloso de las prácticas táctiles, como las compras en la tienda, significa que los consumidores reducirán el uso de modelos de suscriptor (artículos en tanques de recarga, etc.), comprarán productos usados ​​/ reacondicionados y aumentarán las preferencias de productos en contenedores desechables por razones de salud y seguridad.

Por su parte, las organizaciones tuvieron que reevaluar lo que antes se consideraba una mejor práctica sostenible. Por ejemplo, Starbucks prohibió temporalmente los vasos reutilizables en respuesta a un brote de coronavirus, y California levantó la prohibición del uso de bolsas de plástico de un solo uso en los supermercados durante 60 días.

Además, el 78% de las organizaciones encuestadas dicen que estos son sus modelos y prácticas comerciales reconsiderar desde una perspectiva de salud y seguridad y explorará nuevos modelos en compras, empaque, etc.

Las preferencias de los consumidores por los productos locales se han visto impulsadas por la pandemia. El 68% prevé comprar más productos de origen local en lugar de productos importados o no locales en los próximos 12 meses, lo cual es una tendencia debido a factores como la percepción del nivel de seguridad de los productos locales, mayor confianza y trazabilidad de productos locales en comparación con los productos importados, la menor huella de carbono de estos productos y la sensación apoyo a las comunidades cercanas.

El 68% planea comprar más productos de origen local en los próximos 12 meses, en lugar de productos importados o no locales.

La eterna brecha entre la percepción y la práctica

Un alto porcentaje de consumidores sigue pensando que sus prácticas son sostenibles (ver ¿Somos consumidores socialmente responsables?) y que realmente conoce el impacto de lo que compra en el medio ambiente, y en realidad está lejos de saberlo.

Los consumidores valoran la sostenibilidad y la consideran suya responsabilidad moral realizar compras sostenibles. Casi el 80% de los consumidores dicen que quieren poder marcar la diferencia para salvar el planeta para las generaciones futuras, y más del 74% cree que comprar productos sostenibles es una responsabilidad moral.

Dadas las grandes ambiciones de los consumidores de ser sostenibles, la pregunta clave es qué tan conscientes son de los problemas de sostenibilidad y si comprenden las consecuencias de comprar un producto desde una perspectiva de sostenibilidad.

Según tres cuartas partes de los ejecutivos encuestados, los consumidores son conscientes de las «consecuencias de la sostenibilidad» de sus decisiones de compra, como comprender el impacto ambiental general de los productos.

Sin embargo, a pesar de la fe de los ejecutivos, la gran mayoría de los consumidores no son conscientes de las consecuencias ambientales o sociales compran muchos productos, ignorando datos como la huella de carbono y el agua en los productos.

los el precio de los productos sostenibles Este es otro de los temas clásicos del consumo sostenible y también se aborda en el estudio.

Los consumidores esperan sostenibilidad y propósito corporativo claro son la «nueva norma» para las empresas, mientras que las empresas asocian la sostenibilidad con pagar más, ya que el 59% de los ejecutivos dice que los consumidores están dispuestos a pagar un precio superior por productos / marcas que consideran sostenibles. Pero independientemente, los consumidores no esperan que la sostenibilidad tenga un precio elevado.

Dada la gran proporción de consumidores (especialmente la población más joven) que compran y buscan productos sostenibles a precios más bajos, es necesario que las organizaciones examinen cuidadosamente los precios de los productos y desarrollen productos que sean asequible y sostenible.

Además de los temas ya discutidos, el informe Capgemini aborda otros como qué Ventajas las organizaciones obtienen sus propios enfoques de la sostenibilidad; cuales son niveles de madurez sus iniciativas en esta área y cómo las empresas pueden hacerlo acelerar su camino hacia la sostenibilidad, presentando una imagen muy interesante y actual de hasta qué punto las organizaciones han llegado a comprender y satisfacer las expectativas de los consumidores.

No Comments Found

Leave a Reply