comentarios opiniones

Las empresas utilizan su RSE para mitigar el impacto de COVID-19

  • diciembre 8, 2020

Muchas organizaciones promueven la responsabilidad social empresarial en diversos campos y muestran un comportamiento ejemplar al poner su recursos disponibles para la comunidad, respondiendo a necesidades productivas, sanitarias, económicas, materiales y sociales.

La situación actual representa una gran oportunidad para construir un mundo más sostenible y justo que se enfoque en las personas, así como para sentar las bases de un nuevo orden económico y social que tenga la aceleración digital como uno de los elementos clave.

Ante una pandemia y la nueva normalidad que ha creado, Fundación Seres ha puesto en marcha la iniciativa #SeresResponsables, ejercicio de escucha activa que incluye la contribución de las empresas españolas en la resolución de los retos sociales y la reducción de las brechas que se abrieron tras la emergencia sanitaria y su posterior crisis.

Como parte de esta iniciativa, junto con Deloitte, Serres publicó Informe sobre el impacto social de las empresas en términos de COVID-19,, en el que se recogen indicadores de contribución social de las empresas en los primeros meses de la pandemia Impacto social A través de un estudio realizado sobre 375 acciones realizadas por 158 organizaciones privadas y del tercer sector.

La protección social en las empresas es lo primero

Las áreas en las que se desarrollaron las acciones de las organizaciones investigadas son social, económica, conocimiento, relaciones, reconocimiento y bienestar de la organización, siempre teniendo en cuenta que la acción de la responsabilidad social puede tener impacto en más de una de estas áreas. diferentes propósitos al mismo tiempo.

Empresas españolas principalmente apoyadas y promocionadas (que representan el 68% de todos los impactos analizados) problemas sociales básicos afectados como consecuencia del COVID-19, tales como salud, protección y cobertura de necesidades sociales, educación, cultura, promoción del tercer sector, empleo, esparcimiento y entretenimiento.

Entre las tareas más destacadas en Salud existe la donación o compra de material sanitario para los centros de salud, y posteriormente la compra o donación de otros medios básicos, como muebles, ropa de cama o ropa.

También se han creado y publicado recursos, herramientas y consejos saludables para enfrentar la crisis de salud, y se han brindado servicios de transporte gratuito tanto para el material como para el personal de salud, o se ha transferido temporalmente la infraestructura.

En cuanto a cobertura necesidades sociales, destacó el aporte de alimentos y otras necesidades básicas, donaciones monetarias para la compra de estos recursos y acciones de seguimiento en plataformas virtuales o por carta y servicios telemáticos de atención médica y psicológica.

Se dirige al 11% de sus acciones relacionadas con la protección social generar contenido educativo, desplegar o brindar acceso gratuito a plataformas educativas digitales en línea y brindar recursos tecnológicos para asegurar la conectividad diaria de los estudiantes en riesgo de exclusión.

Las empresas también han realizado aportes en otras áreas como la facilitación acceso al contenido actividades culturales, promoviendo las actividades de las organizaciones del tercer sector, creando oportunidades de integración laboral a través del acceso a la formación o proporcionando plataformas y otros recursos para el ocio y el entretenimiento.

Los grupos que se beneficiaron fueron múltiples

Las acciones de las empresas beneficiaron a un gran número de colectivos y actores sociales agentes de salud (trabajadores de salud y centros de salud) son los principales beneficiarios con casi el 30% de las iniciativas de RSE analizadas, lo que significa que el 41% de las organizaciones analizadas centró alguna de sus actividades en este colectivo.

El apoyo al personal de salud se materializa principalmente a través de acciones dirigidas a la donación de material sanitario u otro tipo de fondos básicos para los centros de salud y sus profesionales.

También destacaron las iniciativas en las que se centra reconocimiento por el trabajo desarrollados por este grupo, como por ejemplo, la mejora de las condiciones económicas que se ofrecen a estos colectivos en los servicios prestados por las empresas (supresión de comisiones, descuentos especiales, servicios gratuitos, etc.).

los sociedad en general fue el segundo beneficiario de acciones de la empresa RSE. Así, el 35% de las organizaciones analizadas diseñaron e implementaron actividades para todos nosotros, como la difusión del conocimiento relacionado con el coronavirus, el acceso a recursos, herramientas y consejos saludables para enfrentar la crisis de salud, la difusión de contenidos culturales, iniciativas de apoyo y acompañamiento entre diferentes colectivos, donación de material sanitario o otros recursos, entre otros.

Personas en riesgo de exclusión social y grupos vulnerables (niños, jóvenes, personas con discapacidad, ancianos, etc.) han sido objeto de acciones encaminadas a satisfacer sus necesidades sociales básicas y brindarles apoyo y protección para minimizar el impacto que la crisis de salud ha tenido en el desarrollo de sus vidas.

Por su parte, personal educativo y estudiantes Se han beneficiado del acceso gratuito a plataformas educativas en Internet y recursos tecnológicos como tabletas, ordenadores, etc. para poder acceder a la educación en línea.

Rapidez en respuesta a una crisis sanitaria

La mayoría de las empresas comenzaron sus acciones en abril representando el 52% de las acciones, el 31% comenzó en marzo y el 17% en mayo, por lo que se puede decir que las empresas eran conocidas por dar respuesta casi instantánea a las necesidades causadas por el impacto de una pandemia.

En cuanto a la temporalidad de las acciones, el 55% serán específicas, el 41% se implementarán durante la crisis de salud y el 3% serán permanentes.

La gran mayoría de acciones (80%) se realizaron con un ámbito geográfico Estado, 19% dentro de una autonomía y 1% tiene carácter regional.

Fuera del ámbito geográfico, las empresas han diseñado e implementado acciones en cooperación con varias organizaciones, logrando mayor efecto y aumentando la capacidad, los recursos y el alcance de influencia.

En concreto, en el 74% de los casos, la cooperación se logró entre dos y cuatro organizaciones, la mayoría de las veces empresas privadas y empresas del tercer sector, dirigiendo las primeras sus actividades a través de las segundas.

Cabe destacar que el 7% de las empresas involucran a sus empleados en sus iniciativas a través de programas de formación. voluntariado corporativo.

El informe Seres y Deloitte termina con una sección sobre lecciones aprendidas en el que el protagonismo de las empresas para afrontar la pandemia, el impulso económico y social y los avances que impulsan las actuaciones, el fortalecimiento de la RSE de las organizaciones que han combatido la crisis en diversos ámbitos y la importancia de la cooperación entre organizaciones para resultados.

También cabe destacar el anexo que describe en detalle las iniciativas con mayor impacto de cada una de las entidades colaboradoras de la Fundación.

Artículo apoyado por Stars4Media.

No Comments Found

Leave a Reply