comentarios opiniones

Liderazgo de las mujeres para enfrentar el cambio climático

  • diciembre 17, 2020

Louise Séguin. Fue la primera mujer en viajar a la región antártica en 1771. La historia de su narración también nos dice que lo hizo disfrazado de niña en un viaje de Yves por Joseph de Kerguelen de Trémarec, unos tres años antes que la asistente botánica Jeanne Baret.

Desde pioneros en territorio humano, quienes aprovecharon diferentes expediciones a la Antártida para diferentes propósitos. Desde lo personal, para lograr una marca histórica o un hito deportivo, hasta los relacionados con el desarrollo científico.

La situación que ha cambiado en los últimos años es que las mujeres han conquistado la Antártida con un gran objetivo: luchar contra el cambio climático.

Lo hacen a través de un proyecto De vuelta a casa, lanzado por Fabian Dattner hace cuatro años.

Emprendedora y emprendedora, Dattner dice en sus conferencias que la idea se le ocurrió después de escuchar a un grupo de científicos bromear sobre candidatos a liderar un grupo de investigadores en la Antártida «Deben tener barbas».

Algún tiempo después, conoció a Jessica Melbourne-Thomas, experta en ecología, en un curso de desarrollo de liderazgo.

La frustración que ambos sintieron debido a los desafíos continuos que enfrentan. mujeres en la ciencia Rápidamente se convirtió en una idea intrépida llevar a cabo una misión dirigida y desempeñada solo por mujeres.

“Hay varias razones por las que nos resulta muy difícil llegar a la Antártida o al Ártico”, explica Melbourne-Thomas sobre el proyecto. Atado a la casa.

Esta iniciativa promueve la diplomacia científica internacional, mediante la creación de redes entre participantes de diferentes expediciones, con el fin de establecerlas. conexiones personales y profesionales que enriquecen el trabajo en equipo y generan nuevas propuestas para la aplicación de las herramientas de liderazgo adquiridas durante el programa.

«Muchas mujeres se han quedado fuera de las expediciones por todas las decisiones que tienen que tomar, sobre todo por ellas Presión social para equilibrar sus vidas personales y familiares. con requisitos de expedición y también por falta de modelos a seguir ”.

Este fue el caso de la primera edición, donde se agregó la falta de fondos: ningún gobierno apoyó a la fundación, por lo que la iniciativa no recibió ninguna asistencia pública. De esa forma, cada participante tenía que pagar los billetes de viaje y el alojamiento de su propio bolsillo.

Esto significó que el tiempo que planeaban pasar en el Polo Sur debía reducirse, pero eso no disminuyó el ánimo de los 76 científicos que llegaron al continente helado para estudiar los efectos del cambio climático y confirmar el papel de la mujer en la ciencia.

Bajo la protección de Acción

Esos tiempos ya quedan atrás, con el proyecto consolidado con la participación de empresas privadas. Cuarta edición del programa Atado a la casa por tercer año consecutivo cuenta con el patrocinio de Acciona.

Bajo el lema La madre naturaleza necesita a sus hijas, esta última edición de 2019 reunió a 100 mujeres de 35 países. «Pero el objetivo es tener mil de ellos, miles de profesionales de las disciplinas STEM En los próximos seis años, las científicas serán las principales heroínas en la lucha contra el cambio climático ”, señalan desde Accionana.

«Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces diferentes equipos de trabajo toman mejores decisiones y brindar soluciones más creativas a los principales desafíos. ¡La participación de las mujeres es buena para el planeta! ”, Añade Marga Gual Soler, experta en diplomacia científica y asesora de política científica de la Comisión.

De esta forma, un centenar de participantes de la cuarta edición Atado a la casa culminó en la mayor expedición de mujeres a la Antártida que coincidió con el bicentenario del descubrimiento del continente, reuniéndose del 22 de noviembre al 10 de diciembre de 2019, cuando desembarcaron en Ushuaia.

Durante un viaje de tres semanas a la Península Antártica, visitaron varios base científica para recopilar datos sobre el impacto del cambio climático en el continente blanco, un termómetro sobre cómo el calentamiento global está afectando a la Tierra.

«Olas calientes en Río de Janeiro, inundaciones y sequías extremas en la Amazonía, que corre el riesgo de convertirse en una sabana … el cambio climático se está acelerando y tanto el sector público como el privado deben moverse al menos al mismo ritmo ”, explica Natalie Unterstell, miembro de la expedición y cofundadora de Talanoe, un grupo para pensar y adaptarse a los desafíos climáticos.

Una red de mil profesionales destacados

En busca de estas soluciones, los participantes iniciaron un programa de un año en el que recibieron capacitación en liderazgo, estrategia, comunicación y visibilidad basada en la evaluación. Desarrollo personal en la que trabaja, con la participación de personalidades de renombre mundial como la arquitecta del Acuerdo de París, Christiane Figueres; la primatóloga Jane Goodall y Musimbi Kanyoro, presidenta del Fondo Mundial para la Mujer.

«Los los movimientos sociales son más efectivos que los individuos generar cambios. Pero todavía necesitamos buenos líderes individuales en todas partes, en organizaciones, empresas que enfrentan desafíos climáticos, todos somos necesarios, nunca hay razón para excluir a alguien ”, señalan desde Accionana.

La empresa de proyectos de infraestructura y energías renovables es un socio global Atado a la casa con el objetivo de contribuir liderazgo de las mujeres, sostenibilidad planetaria y mitigación del cambio climático. La acción da visibilidad a un programa en el que han participado más de 400 mujeres durante tres años.

Uno de ellos es Uxua López, ingeniero de telecomunicaciones, científico ambiental, distribuidor científico y activista ambiental español, experto en energías renovables, que participó en la segunda edición de la expedición a la Antártida.

«Diferentes criterios valen la pena. Uno de ellos es la diversidad, que buscan candidatos de diferentes países (si es posible de los países más afectados por el cambio climático), con una variedad de formación dentro de STEMM (ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas y medicina), de diferentes edades … explica López Compromiso empresarial.

Por otro lado, se valoran tres factores: excelencia profesional, liderazgo y desafíos que tenían que afrontar. Para ello, además de un currículum, los candidatos deben responder una serie de preguntas sobre su trayectoria profesional y registrar un terreno de ascensor a través de una presentación ”, continúa.

El objetivo del programa es crear una red internacional de mil profesionales mujeres destacadas que trabajan en diferentes áreas STEMM durante un período de diez años, para colaborar en proyectos en diversas áreas científicas y geográficas, dando así visibilidad a las mujeres en la ciencia y promoviendo el liderazgo femenino como la mejor manera de enfrentar los ya desafíos de crear un planeta más sostenible.

No Comments Found

Leave a Reply