comentarios opiniones

Los «fabricantes» buscan colaboración en la producción de respiradores con impresoras 3D

  • diciembre 27, 2020

Ante una situación de escasez de recursos sanitarios en la pandemia del coronavirus, un grupo de personas de diferentes perfiles y con amplia experiencia en medicina, biotecnología, impresión 3D, diseño industrial y principalmente creadores, decidió altruistamente compartir su conocimiento y experiencia con junto con la tecnología 3D crean respiradores artificiales y otras soluciones.

Este primer grupo lo formaron Esther Borao y Marcos Castillo el 13 de marzo, y pronto se le unió Ramsés Marrero (médico residente y creador), David Cuartielles, Luis Gonzalo Aller, Cesar García, Alberto Morales, Miguel Ángel Casanova … hasta convertirse en más de 1.800 personas en siete días y creando conjuntamente más de 50 iniciativas diferentes.

Dentro del grupo ‘Fabricantes de coronavirus’, Equipo de resistencia, Lleva trabajando incansablemente desde que se declaró el estado de alarma, investigando, generando documentación y código abierto, que ayudan a todo aquel que tenga una impresora 3D a imprimir piezas con las que hacer un respirador automático para donar a los servicios sanitarios locales.

Por eso comparten sus conocimientos y prototipo Sistema de resistencia, construido en colaboración en un tiempo récord. “Una muestra real de lo que hace el colectivo cuando el ego no existe”, explican en un comunicado de prensa.

Sistema de resistencia, una solución colectiva, barata y sencilla

Se estima que es 3% infectado con el virus COVID-19 sistemas de ventilación mecánica y se considerará muy grave.

En un estudio de caso de 5.000 casos, se puede estimar que 150 de ellos requerirán el uso de un ventilador.

Estos números superan con creces la cantidad de estos dispositivos disponibles en el sistema de salud, explican.

Aunque existen modelos de ventilador mecánico DIY (siglas en inglés, Bricolaje), algunos creados en el momento de la influenza A y luego descontinuados, no son aplicables para el uso permanente requerido en pacientes con coronavirus.

Por este motivo, el equipo de Reesistencia decidió introducir cambios, como válvulas de control y la introducción de un sistema de ventilación, Jackson Rees (de ahí el nombre del equipo), en lugar de las AMBU que existen en otros proyectos.

Este cambio permite una mayor personalización a las necesidades actuales. En solo unos días construyeron un el primer prototipo de un respirador autónomo, Sistema de resistencia, que se realizó en dos prototipos, Reespirator23 y Reespirator17.

Uno de los principales impulsores del proyecto es Ramsés Marrero, creador y médico titular en Anestesiología en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria de Santa Cruz de Tenerife.

Próximamente, el equipo de Resistance compartirá toda la información y el código abierto, para que todos, de cualquier parte del mundo, tengan Una impresora 3D puede replicar un proyecto, evaluarlo y ponerlo a disposición de la sociedad, siguiendo su lema # YoT AlsoSoyResistance.

Hasta el momento, unas 300 personas en toda España se han ofrecido como voluntarias para colaborar en la prensa, intentando ayudar de forma voluntaria, en la medida de sus capacidades. Para coordinar los esfuerzos de las comunidades autónomas, el grupo Coronavirus Makers ha creado un formulario para que las personas con impresoras 3D puedan postularse.

No Comments Found

Leave a Reply