comentarios opiniones

Los jóvenes proponen soluciones para un inicio del año escolar más seguro y digital

  • diciembre 11, 2020

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha transformado la vida de millones de personas en todo el mundo y es un desafío en todos los ámbitos, pero la educación es una de las más afectadas.

No sabemos cuánto tiempo llevará volver a la normalidad, pero resulta que Connected Education ha convocado a jóvenes estudiantes de entre 18 y 29 años para que participen en la resolución de los principales desafíos que enfrentarán las escuelas en el próximo curso a través del Concurso de Ideas. Escuelas pospandémicas. Los jóvenes están revisando las aulas.

El objetivo principal es ofrecer soluciones adaptables e innovadoras de la experiencia y formación en diversos campos académicos (arquitectura, educación, salud, etc.) que puedan servir de inspiración a escuelas y profesores, especialmente aquellos con población sensible, antes del inicio del curso escolar 2020/2021. . También busca involucrar a los jóvenes en propuestas innovadoras y hacerlos protagonistas de soluciones realistas y factibles, pensando siempre en la población más vulnerable.

El reto Escuelas pospandémicas Tiene dos modalidades: Los jóvenes están repensando los espacios Y. Los jóvenes están repensando los modelos educativos.

Los jóvenes están repensando los espacios

¿Cómo se pueden revisar las aulas para que los profesores y los estudiantes estén en un entorno seguro? El desafío propuesto a los jóvenes fue ofrecer soluciones para mejorar las condiciones de uso, versatilidad y polivalencia de las escuelas en cuanto a condiciones. distanciamiento, seguridad e higiene establecido.

Presentó la iniciativa ganadora en esta categoría, dotada con un premio de 1.500 euros Enrique Cilleruelo, Un estudiante de 23 años de la ETSAM de la Universidad Politécnica de Madrid, que propone colocar el suelo de las aulas y espacios escolares existentes en hexágonos como una medida más eficiente del uso del espacio, asegurando una distancia segura entre los alumnos. También se propone un conjunto de módulos arquitectónicos desmontables (constituidos por un esqueleto metálico y placas antipatogénicas), que amplían los espacios útiles de las escuelas a partir de hexágonos como forma de distribución de mesas.

El segundo premio, dotado con 1.000 euros, fue otorgado a la idea que presentó Marta Jiménez, Un estudiante de 23 años de la ETSAM de la Universidad Politécnica de Madrid, que sugiere que los estudiantes propongan la confección de sus propios trajes de equipo de protección que no les impida mantener el contacto con los compañeros del colegio. Un «disfraz de carnaval permanente» que usarán cuando entren a la escuela.

El tercer premio, dotado con 500 euros, es Laura Manglano, Un estudiante de 19 años de la Universidad Politécnica de Cataluña, que propone la instalación de tabiques de cartón reciclado y metacrilato entre las mesas, que es una iniciativa barata y sostenible.

Los jóvenes están repensando los modelos educativos

¿Cómo se pueden adaptar las clases presenciales a un formato de formación mixto (presencial y digital) para que los estudiantes tengan éxito en el ámbito académico? El desafío fue proponer nuevos modelos educativos para las escuelas, que permitan mejorar la transición de la educación presencial a la educación digital, necesaria en la nueva realidad pospandémica.

El primer premio fue otorgado a un proyecto presentado por Mariely Pulgar, estudiante de 20 años de la Universidad Carlos III, que propone el establecimiento de un régimen de aprendizaje combinado en los centros educativos mediante la rotación de grupos estables de estudiantes.

También se propone establecer un sistema de puntuación para evaluar la vulnerabilidad un alumnado que debe tener prioridad en la asignación de recursos y la participación activa de AMPA para asegurar que toda la comunidad educativa tenga las mismas oportunidades educativas.

El segundo premio es para el proyecto que presentó Esther Polo, Un estudiante de 25 años de la Universidad de Málaga, que propone una «reconstrucción del horario escolar» dividiendo cada grupo en dos (mañana / tarde) con un máximo de 13 alumnos por aula. También está considerando dar una conferencia transmisión a partir de 5º curso, reagrupando asignaturas trabajando en proyectos y estableciendo pausas guiadas que incluyen actividades con escaso contacto con el alumno.

El tercer premio fue otorgado al proyecto Carla López, Estudiante de 20 años de Mondragon Unibertsitatea. En su proyecto se realizó una propuesta de modelo bimodal, que combina la educación presencial con la educación a distancia, dividiendo los contenidos de cada asignatura en teóricos y prácticos, sobre los cuales los proyectos y aprender a través del trabajo.

Artículo apoyado por Stars4Media.

No Comments Found

Leave a Reply